martes, 16 de marzo de 2010

De Fobias

Tengo tantísimas fobias que podría ser catalogada como una perfecta insoportable. Supongo que para algunas personas en determinados momentos lo soy y para otras lo soy todo el tiempo. Sé que tengo la discutible cualidad de despertar un odio furibundo hacia mi persona ante las perlitas que veces suelto por esa boquita mía que en ocasiones valdría oro si supiera callar. Pero no, no callo.

Y es que hay momentos que si no hablo, creo que voy a morir fulminada o algo así y no me mido. Normalmente, brinco ante una declaración o acción del otro que enciende la llama del "oh, no, horror¡¡¡", casi siempre ignorante de la reacción que está a punto de desatarse en mí.

Por ejemplo, hace unos días una amiga acariciaba la mini mini melena de mi pequeña y suelta:

- Ay, Lola, dentro de nada te voy a poner diademas, horquillas y coletitas, ya verás qué guapa vas a es...

No la dejé terminar, agarré a la niña y haciendo un ademán de protección como si mi amiga la hubiera amenazado de muerte, respondí:

- Ni en sueños vas a llenarle su preciosa cabecita de flores horteras y lazos a lo belénesteban. No hay cosa más horrible que un bebé con cosas en la cabeza que no sea un sombrero o pañuelo para protegerle del sol. Por dios, no¡¡¡

Pensándolo bien, hay otra cosa espantosa: vestir a los bebés con colores pastel tipo "amarillosuave" o "verdeagua". Argggg...

Acabo de pensar otras doscientas cosas espantosas, como vestirlos de adultos, ponerles corbatas o pajaritas, zapatos con lazos rígidos, con estampados demasiado grandes, con motivos de disney, warner o cualquier otra firma de dibujos animados, con un chándal...



Cielos, es un no parar¡¡

Mejor lo dejo por hoy porque este tema da para mucho pero ya sabeis, amiguitos, que si os fustigo con el látigo de mi verbo cruel es que antes, sin quererlo probablemente, habeis hecho o dicho algo que me ha dañado la sensibilidad hasta los tuétanos....soy muy delicada, qué le vamos a hacer...

8 comentarios:

pepeltenso dijo...

yo le tengo fobia al pelo pantojero

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
REYES dijo...

Pues tu dirás lo que quieras pero cuando mi Lola tenga pelo suficiente, su tia Reyes le planta dos coletas como está escrito. Y luego ya si eso, nos pegamos tu y yo.

tribeca dijo...

A mí más que fobia el pelo pantojero lo que me da es miedo... pero un buen peluquero hace maravillas¡¡¡

Mi Reyes, yo contigo lo único que me quiero pegar son festivales de Peregrino...

Kiku Montejo dijo...

Yo tengo fobia a los niños que llevan coletilla… creo que es el extremo contrario a tu fobia, pero es ver uno y echarme a temblar. También me horrorizan un montón los que no levantan un palmo del suelo y ya llevan una cresta. Puaj, puaj y puaj

Sé de una madre-feminista-activista que echaba lágrimas como puños el día que tuvo (no le quedó más remedio) que comprar a su hija una Barbie… La pobre niña ahora es más cursi que una perdiz con ligas… y la madre aún se pregunta qué ha hecho mal…

Yo no digo ná, pero lo digo tó…. ;)

No sabes cuanto me alegra tenerte de vuelta.

Besos!

tribeca dijo...

Querida Kiku, comparto totalmente tu fobia a las coletillas infantiles, horror de los horrores¡¡ salvo que seas hijo de los Chunguitos o de un miembro dela Kale Borroka, porque tal es el look adecuado para ellos, no crees?

Per dijo...

Ups ... pues sé yo de una que creo que te regaló unos bodyses de piolín o de alguno de esos bichos de la Warner ... con toda su buena intención claro.

:-S


Qué bien que has vuelto,ya era hora!!!

tribeca dijo...

Pues como una es muy fan de sus propias contradicciones te diré, que efectivamente, no me mola mucho piolín ni demás pero es que los bodies eran buenísimos¡¡ no veas cuánto se los he puesto.. era un algodón sensacional y de manga larga, calentitos, una gozada... así que han sido muy muy bien empleados..

gracias¡¡