lunes, 14 de enero de 2008

banco de datos


Hace unos días quedé con una amiga para tomar unas cañas y ponernos al día. Entre trago y trago, dimos un repaso a los acontecimientos más relevantes y claro está, a mí lo más "interesante" que me ha ocurrido en los últimos dos meses ha sido mi sonada separación de mi antiguo futuro ex-marido.

Como estamos en rebajas, se las he aplicado y ya no es ni futuro ni marido: se ha quedado en un contundente "EX" y ahí se va a quedar, en el cajón de los saldos hasta que alguna cándida lo rehabilite.

Ya saben cómo somos las mujeres cuando se trata de criticar a los hombres: puro corazón. A mi relato le siguió el suyo de su último ex y oye, ni que fueran primos. Muertas de la risa, recordando escenas cumbre, frases lapidarias y conclusiones idénticas, pasamos a relajarnos un poco del subidón con confesiones sobre amantes y flirteos varios.

Y aquí, señoras, me veo obligada a informarles de una realidad inquietante: el mundo se me está quedando pequeño. Porque ustedes entenderán, queridas, que si sólo me habló de dos amantes/aventuras/flirteos con nombres y apellidos y ambos dos han sido igualmente amantes/aventuras/flirteos míos, o aquí hay escasez de hombres o más vale que no coincida en parties con mi amiga so pena de acabar en trío para no discutir.

No me atreví a preguntarle el nombre de su actual novio porque de veras temblé ante la posibilidad de que fuera algún ex mío, y en casos como estos, la ignorancia es tu aliada más amable. Sobre todo para ella.

Así las cosas, cuando llegué a mi casa aún secándome las lágrimas de tanto reir y entre vapores alcohólicos la mar de inspiradores, se me ocurrió una idea:

Esta es una modesta (aunque seria) proposición para crear un banco de datos sobre los hombres de nuestras vidas.

Si las mujeres pudiéramos consultar un banco de datos serio, bien hecho, con informaciones contrastadas -aunque evidentemente subjetivas- sobre los ejemplares masculinos a los que queremos "acceder", nuestra vida y nuestro tiempo estarían mucho mejor aprovechados. No les parece, señoras?.

Queridas lectoras, piénsenlo bien: usted conoce a un tipo en un bar, supongamos. Le gusta. Es atractivo, agradable, educado, inteligente, tiene buena conversación, es sexy... ¿O lo parece?, ¿será que el alcohol le hace ver un espejismo?, ¿será impotente?, ¿cómo se lo monta?, ¿estará comprometido y me está mintiendo para llevarme al huerto?...

¿Qué no daría usted por despejar sus dudas con la debida anticipación al desastre -o éxito- desde la comodidad de su hogar?. Imagínese que pudiera consultar vía on-line la ficha completa de su objetivo: medidas, estado civil, filias y fobias, costumbres sexuales, virtudes y defectos y todo aquello que sus beneficiarias/víctimas quieran aportar.

Sean generosas y compartan sus conocimientos y experiencia con el resto. En su mano está el poder de llevar la felicidad al corazón de una joven ilusionada, bien para evitar que termine gastándose una fortuna en psicólogos y antidepresivos o bien para animarle a descubrir las bondades ocultas en ese tipo tan tímido... toda una labor social que desde Chez Tribeca, consideramos absolutamente necesaria en estos tiempos velocípedos.

Piénsenlo y me cuentan.

Y ustedes, caballeros, vayan preparándose.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé si debiera, pero en cualquier caso lamento si usted ha sufrido, por poco que haya sido...

Besos sinceros

Reparador

pepeltenso dijo...

jejejeje, pues va a ser que en el lado de los hombres es lo mismo. Aún recuerdo la conversación de una de las veces que me he separado y como coincidían las personas y suituaciones y muchas risas también comentando aquello de ¿y a ti también te decía... cuando...? jajajja
Si es que en la vida al final da lo mismo el tema del sexo.

tribeca dijo...

Reparador; yo soy de las que piensa que no hay mal que por bien no venga, así que no se me lamente, que yo no lo hago.

Pepe, mi amor romanizado; usted va a ser -fíjese bien- el primero en ser incluído en esa base de datos. Queda dicho... besos por mientras...

pepeltenso dijo...

Tribeca, detecto rencor y eso no es bueno, no, no, no

tribeca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanda. dijo...

Existe una web en USA precisamente para estos fines, algo así como "my ex-boyfriend". Las americanas ponen a parir a sus ex, los recomiendan o no, cuentan si fueron infieles, si son buenos, malos o regulares en la cama... En fin, lo que no inventen ellos.

Si sacas la versión española, yo te puedo dar una lista de muchos ex con los que haría un favor a mucha gente antes de empezar a liarse con ellos.

Un beso, espero estés mejor.

Amy dijo...

Me parece que siempre iban a aparecer en las listas los no recomendados, porque a los que se pueden recomendar no sé yo si seríamos capaces de ser tan buenas samaritanas para compartir la información

Daeddalus dijo...

A mí por momentos me parece una estupenda idea, aunque como dicen en mi pueblo "nadie escarmienta en cabeza ajena".

Negra dijo...

Blanca mujer... yo ya no cuento, verdad? lo nuestro está clarísimo, clarísimo... y si alguién más nos lee... también lo tiene claro.
besos de negra en la lista negra

Necio Hutopo dijo...

Y bueno... El universo es endogámico, eso no es ningún misterio... Y además lo es para hombres y mujeres por igual...

Considerando eso, la base de datos propuesta terminaría por tener un número más o menos pobre de entradas... Pero igual y me equivoco

Anónimo dijo...

Pues cuidadito con la protección de datos! Que ya hasta por motes despectivos se definen bien a las parejas y ex, y luego se nos van a Estrasburgo y encima de separados acabamos arruinados, para que se lo gasten con el/la otro/a.

Sin perjuicio de los derechos de autor, que en eso de definir y deteriorar al ex siempre habrá quien se considere único incluso para despreciar.

Deliciosa Tribeca: sin duda que no hay mal que por bien no venga; aunque solo sea para que tenga la suerte de volver a obtener unas palabras suyas. Y si encima no se lamenta, que más se puede pedir? Ahora tendrá más tiempo para escarceos literarios y de otra índole, para dormir más y... para lo que desee.

Besos

Reparador

tribeca dijo...

Amanda, esta es una tarea digna de tí, de Coolkiku y de mí, no crees?. Sí, muchísimo mejor, gracias.
Amy, cada quién lo que quiera aportar, aquí todo vale. Te avisaremos.
Dae, tienes razón -como siempre-.
Negra, cómo que tú ya no cuentas?, tú? mi hermana?. Claro que está claro. Clarísimo que claro. Que te ailoviu.
Y a la "otra" de la que hablas, un mensajito: nena, porqué no te animas y te abres un blog? porqué no nos comentas a la negris y a mí, si sabemos que lo estás deseando y hasta valen mentadas de madre?, porqué no dejas de esconderte agazapada y compartes con nosotras tus secretos, taaaaanto que tenemos en común?, ándele reinita, éshele güevos: cerremos círculos.
Necio, pos somos endogámicos en la medida que aún no tenemos tratos carnales con los extraterrestres, pero tiempo al tiempo...
Reparador, usted me asusta. Hay algún abogado en la sala?

Y a todos, gracias, muchas gracias (incluído el tocapelotas del Mondo)

freneticana dijo...

Me encanta tu propuesta! si esto sigue adelante yo tengo algunas perlas de las que poneros en aviso, que me e topado yo con cada trozo de carne... jajajjaja

besos , Ana

blogs.ya.com/freneticana

Anónimo dijo...

Picapleitos de profesión, aunque no de devoción ni de quehacer cotidiano.

El mundo jurídico tiene sus escarceos y protituciones, como el que más.

Sin duda hay placeres menos mundanos, o más apetentes al menos.

A seguir bien!!

Reparador

Toxcatl dijo...

Me parece una idea estupenda. Para evitar la proteccion de datos que han mencionado aqui, basta con que los datos no sean publicos si no que se ponga algun medio de contacto con la/las chicas que lo citan como su ex y queda toda la informacion en "privado".-

Lo de esa coincidencia...no te creas tu que es un dato despreciable

Abril dijo...

Jajajajaja, un poco tarde, lo confieso, pero estaba segura de que leería este post (sin todavía saber que existía, claro. Si no, no tendría el mérito de la intuición). Me parece interesante la iniciativa, de hecho, sería como digitalizar lo que ya hacemos entre amigos, pero sin cañas y tintos...
En cualquier caso, no creo que el mundo sea demasiado pequeño, es que con los círculos de amistades... ya se sabe, tienen su peligro.
Por cierto, lo grave sería que los dos "amantes" fueran los únicos, no que sean los mismos. Los otros... es que tienen menos gracia. ¡Ah! Y, Juan. Un poco genérico, pero ya me contarás. ;-)

PD. Genial el blog, Tribeca, estaba convencida y me reafirmo.

Un besoteeee.