lunes, 1 de octubre de 2007

estoy hasta el moño de...

Pues ya terminó la primera edición de la encuesta que colgué hace, creo, un mes y muchachos, me tienen sorprendida los resultados.

Yo pregunté de qué estabais hartos y propuse cuatro opciones:

- mi pareja: ha obtenido un 14%, con cuatro votos.
- mi jefe: con un 25% a través de siete votos.
- mi madre: un 7% con sólo dos votos.
- mí mismo/a: con un triste 53% y quince votos...

Está clarísimo que las madres no son motivo de queja. Seguro, bola de baquetones, que al menos sois bien agradecidos porque os plancha, os lava y os cocina ricas viandas porque vosotros, inútiles, sois incapaces de arreglároslas solitos. Así que de esta opción se desprende que sois vagos, aprovechados, caraduras pero eso sí, reconoceis la labor de vuestra santa madre no quejándoos.

Con respecto a la opción de la hartura de vuestras parejas, ¿de veras sólo cuatro están hartos?. Bueno, aquí debo quitar un voto porque el indio metió la zarpa y votó contra mí. Luego me sonrió. Luego sonrió más, como forzado ya. Y después me dió muchos besos. ¿Pues no que está harto de mí?. A dormir al balcón, hombre...

La cosa es que me extraña el grado de satisfacción con el contrario, porque luego cuando hablo por teléfono con la mayoría de mis amigos, ponen a caldo a su costilla. Una de dos, o esos no me leen (que ya les vale) o aquí mentimos como descosidos.

En la opción del jefe como motivo de "hasta el moño me tienes" la cosa tiene un color ... real, no?. Que una cuarta parte esté hasta los mismísimos me parece hasta escasillo. Yo, conste no he votado, porque una quiere ser honesta consigo misma (¿con quién sino?) y porque no hay bonus extra para los casos extremos. Los jefes, ya se sabe, son una fuente constante de quejas e improperios, casi siempre merecidos.

Pero lo que me parece alucinante es que un serio y abrumador 53% esté harto de sí mismo. A ver, que me estoy empezando a rallar. ¿Más de la mitad de la gente está a disgusto con su persona? ¿con lo único que no nos va a fallar jamás? ¿con lo único que nos va a abandonar, pedir el divorcio, despedirnos, maltratarnos, mentirnos -bueno, esto a veces, sí-?. Pues qué panorama, señores.

No se qué decir ante eso porque no conozco a quiénes han votado por esta opción, y probablemente, aunque los conociera, yo sólo pudiera aportar ideas estúpidas que no valen para nada. Además, yo tampoco me adoro todo el rato, pero coño, me caigo bastante bien. Vamos, que no tengo más remedio que soportarme, así que procuro tener la fiesta en paz conmigo misma. Y no se qué haría si yo no me gustara.

Cambiar, supongo.

En fin, que voy a poner a otra encuesta, a ver cómo estamos de...

6 comentarios:

Escéptico dijo...

Respondí a tu comentario a "Ignorancia política". Ya me contarás.

Escéptico dijo...

Yo fui de los que estaban entre ese 53%.

Te lanzas a la piscina presuponiendo las motivaciones de tus encuestados con mucha facilidad. Estás en tu derecho: es tu "blog", pero no me parece ecuánime.

NoSurrender dijo...

Bueno, quizás ese Yo es lo único de lo que no podemos deshacernos, lo único que no podemos cambiar en el mercado de espejismos de la sociedad en que vivimos ¿no?

No hice la anterior encuesta; creo que hubiera votado por mi madre, que nunca pone cebolla en las tortillas de patatas ;)

A ver esta nueva...

Mondo Gitane dijo...

Otia, el Torete otra vez comentando en el blos... éste es el culpable del 53% ese...
Echate una rumbita, primoooo..
Que digo yo que está muy bien que trate así a su público, me ha gustado muchísimo lo de bola de baquetones, que no somos el puto miguelrios, joder

tribeca dijo...

Escéptico, corazón, ¿estás seguro segurísimo que presupongo las razones de elección de mis encuestados?, léeme otra vez, que creo que no me has entendido... ¿y dónde está ese sentido del humor del que hablabas en tu post?.

Nosurrender, ah no, si tu madre no pone cebolla en la tortilla, hay que votarla... pásate por chez Tribeca que ahí ponen mazo de cebolla.

Mondo, al final sólo vas a quedar tú votando para que luego te despelleje bien agusto. Menos mal, querido mío, que ya estás acostumbrado.

Necio Hutopo dijo...

Bueno, yo ya voté... En la actual, que la anterior ni me había enterado...

De lo otro, bueno, dado que uno tiene que estar consigo mismos 24 horas al día y, además, se conoce desde el momento mismo del nacimiento (otra cosa es recordarnos)... Me supongo que, salvos casos verdaderamente patológicos o suicidas consumados, nadie que se diga harto de sí mismo está siendo completamente honesto (aunque, claro, esta es un presunción precipitada de las motivaciones de los encuestados)